Capítulo 4
Predicadores Y Pueblos En Avivamiento Del Nuevo Testamento

Introducción

El siguiente es un pasaje del "Libro Modelo" para la Iglesia:

"Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.

De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente. Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres;

Tanto que sacaban a los enfermos a las calles, y los ponían en camas y lechos, para que al pasar Pedro, a lo menos su sombra cayese sobre alguno de ellos" (Hch 5:12-15).

Cuando vamos al final del libro de los Hechos, no hay un "Amén" (que lo concluya). Esto se debe a que la escritura de este Libro todavía no se ha concluido.

Hechos provee el registro inspirado de las actividades de la Iglesia cristiana primitiva. Dios tenía la intención de que estas actividades de la Iglesia cristiana primitiva, continuaran en todas las partes del mundo actual. Reportes (informes, datos, hechos) de los ministerios y avivamientos sobrenaturales, según el patrón del Nuevo Testamento, continúan siendo escritos o registrados.

Examinemos más detenidamente el relato que hemos citado arriba, y veremos si nuestros ministerios e iglesias de la época moderna, siguen este mismo patrón inspirado.

A. PREDICADORES EN AVIVAMIENTO DEL NUEVO TESTAMENTO
Una cosa es obvia: si tenemos predicadores del Nuevo Testamento y un ministerio del Nuevo Testamento, entonces, debemos tener resultados al estilo del Nuevo Testamento. Note los siguientes puntos con relación a los predicadores en este avivamiento particular:

1. Las Manos De Los Apóstoles
Leamos: "Y por las manos de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo".

Este es un pensamiento emocionante. La Biblia tiene mucho que decir acerca de las manos humanas como medios de contacto con los demás.

Las manos de los siervos del Señor en un avivamiento del Nuevo Testamento, juegan un papel importante en ministrar a las necesidades de las personas.

En el Antiguo Testamento, leemos a menudo acerca del "brazo de Jehová", y se cree que esta es una referencia al Señor Jesucristo. Por ejemplo, en Isaías podemos leer: "...¿sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?" (Is 53:1). El profeta continuó describiendo los eventos asociados con la venida del Mesías.

Jesucristo, en Su ministerio terrenal, era "el brazo de Jehová", extendido para alcanzar a la humanidad con el plan de la salvación, sanidad y liberación.

Al presente, Cristo está glorificado a la diestra del Padre. No obstante, Él continúa siendo "el brazo de Jehová", extendiéndose con amor y misericordia para salvar y sanar a través de las personas que ha llamado al ministerio.

Así que, cuando los Apóstoles extendían sus manos para obrar liberación entre los oprimidos, ellos operaban como "el brazo del Señor". Ellos eran una extensión de Su ministerio. Fue en el Nombre de Jesús que ellos continuaron Su ministerio sobrenatural sobre la tierra.

Los predicadores en un avivamiento del Nuevo Testamento, tienen manos y brazos dedicados a la liberación de los oprimidos del diablo.

2. Muchos Milagros De Misericordia
Nuestra Escritura nos dice, que por las manos de los apóstoles "...se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo". Esto es maravilloso de contemplar. El juicio sobrenatural había caído sobre Ananías y Safira, quienes le habían mentido al Espíritu Santo. Aquí estaba la primera demostración drástica de disciplina de la Iglesia primitiva. El resultado fue: "...vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas".

Y ahora, inmediatamente después de este juicio milagroso, leemos de muchas señales y milagros que obraron liberación en el pueblo. Qué revelación más sorprendente de la naturaleza y propósito de Dios en esta dispensación: un juicio milagroso seguido de muchos milagros de misericordia.

3. Señales Y Milagros
Nuestro reporte de este avivamiento del Nuevo Testamento, nos dice que muchas señales y maravillas (milagros), fueron obradas entre el pueblo.

¿Cuál es la diferencia entre "señales" y "milagros"? Una señal es un acto sobrenatural del poder de Dios, diseñado para comunicar un mensaje al pueblo. Tiene un significado y es para lograr un propósito.

Por el contrario, un milagro es (como la misma palabra lo denota) diseñado para hacer que el pueblo se maraville o para llamar su atención.

Los predicadores del Nuevo Testamento, deben de mostrar señales y milagros en sus ministerios en el Nombre de Jesucristo.

La Gran Comisión, como la encontramos en Marcos 16:15-18, declara lo siguiente: "...y estas señales seguirán a los que creen...". Tales señales incluyen echar fuera demonios, hablar en nuevas lenguas, y poner las manos sobre los enfermos para su sanidad.

4. La Sombra De Pedro
Tan numerosas eran estas señales y milagros en el ministerio de los apóstoles, que los habitantes de Jerusalén colocaban sus enfermos en camas y lechos en las calles, con la esperanza de que cuando Pedro pasara por ahí, su sombra se posara sobre ellos y recibieran sanidad.

Ellos lo creían de esa manera; si las manos de Pedro no los podían tocar, entonces su misma sombra podía ser el medio de su sanidad. Esto demuestra cuánto había incitado su fe las señales y milagros.

Este es el principio visto en casi todo el Nuevo Testamento: Las manos (o la sombra), vinieron a ser el medio de contacto, por medio del cual, la fe de las gentes era liberada, a fin de que fueran tocadas por el Señor.

Usted recuerda el incidente de una mujer que hizo grandes esfuerzos, hasta lograr tocar el borde del vestido de Jesús, (Mt 9:20).

También se utilizaron los "pañuelos o sudarios" tomados de las vestiduras de Pablo y que eran puestos sobre los enfermos o sobre los poseídos de los espíritus de demonios (Hch 19:12) y eran sanados y liberados.

De esa manera, los habitantes de Jerusalén hacían de la sombra de Pedro, el medio de contacto con su ministerio para la sanidad.

5. Un Ministerio De Liberación
Nuestra historia describe como: "...de las ciudades vecinas muchos venían a Jerusalén, trayendo enfermos y atormentados de espíritus inmundos; y todos eran sanados" (Hch 5:16).

Un ministerio de liberación que siga el patrón o modelo del ministerio del Nuevo Testamento, tiene un poder magnético. Éste, atrae a las personas cuyos corazones están abiertos y listos para recibir a Jesús como su Señor aun de lugares distantes.

Este mundo está lleno de personas afligidas mental y físicamente. A pesar de toda la oposición y persecución que padecieron los líderes de la Iglesia primitiva, el pueblo común procuraba su ministerio para la salvación, liberación y sanidad de sus aflicciones.

Observamos que ellos reconocían la diferencia entre la enfermedad física y la aflicción del poder demoniaco.

El ministerio de la Iglesia primitiva llevó sanidad a los enfermos y liberación a los que estaban atados y atormentados. Ojalá que Dios levante en estos días una manifestación aún más poderosa de un ministerio, según el modelo o patrón encontrado en los registros del Nuevo Testamento.

B. PERSONAS EN UN AVIVAMIENTO AL ESTILO DEL NUEVO TESTAMENTO
En todo avivamiento poderoso, existen condiciones a ser cumplidas, tanto por los predicadores como por las personas: la audiencia. Prestemos atención a la condición de las personas en el avivamiento descrito para nosotros en esta Escritura.

1. En Unanimidad
Hechos 5:12 nos dice que "estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón". Este es un término que leemos frecuentemente en el Libro de los Hechos. En el Aposento Alto, antes de Pentecostés, todos "perseveraban unánimes en oración y ruego" (Hch 1:14). El día de Pentecostés, los discípulos "estaban todos unánimes juntos" (Hch 2:1). Inmediatamente después de Pentecostés, leemos que "perseveraban unánimes cada día en el templo" (Hch 2:46). En un derramamiento del Espíritu Santo más tarde, se nos dice que "la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma" (Hch 4:32).

Y ahora, en medio de este avivamiento, encontramos a las personas nuevamente congregadas "...unánimes en el pórtico de Salomón" (Hch 5:12): De seguro que aquí hemos descubierto secretos infalibles para el avivamiento de la iglesia de la ciudad: Un ministerio sobrenatural y una iglesia unida.

2. Temor Y Favor
Leemos las siguientes palabras insólitas: "De los demás, ninguno se atrevía a juntarse con ellos; mas el pueblo los alababa grandemente" (Hch 5:13)

Así que, encontramos que en medio de un avivamiento al estilo del Nuevo Testamento, se pueden ver los siguientes elementos: (a) temor y reverencia, (b) gran favor sobre el pueblo de Dios.

Leemos con relación a esta reacción doble en Hechos 2:43, 47: "...y sobrevino temor a toda persona..." mientras que al mismo tiempo tenían "el favor con todo el pueblo".

No hay necesidad de la avenencia cuando el poder de Dios entra en acción. Las reacciones públicas encontrarán sus propios niveles cuando el Espíritu del Señor es manifestado en medio del pueblo de Dios.

3. Agregados Al Señor
Aquí está el resultado emocionante de este avivamiento al estilo del Nuevo Testamento: "Y los que creían en el Señor aumentaban más, gran número así de hombres como de mujeres" (Hch 5:14)

Este es el resultado de un ministerio sobrenatural sostenido por un pueblo unido. Esta debe ser la constante experiencia de cada iglesia que disfruta de un avivamiento al estilo del Nuevo Testamento.

Note la expresión significativa: "...los que creían en el Señor aumentaban más" esto es salvación en su experiencia real.

No es suficiente ser agregado a la Iglesia. No es suficiente que el nombre de alguien sea agregado al registro de membresía. Estas cosas son buenas de por sí, pero la experiencia vital necesitada por todos los hombres y mujeres, es que sean "agregados al Señor", unidos a Cristo por medio de la fe en Él.

Amigo mío, permítame asegurarle que en estos días finales, Dios está levantando predicadores y personas que se están ajustando al patrón del Nuevo Testamento. Su testimonio ha sido confirmado con señales y milagros.
Para todos los que creen, ellos están ofreciendo el glorioso privilegio, la necesidad vital de ser agregados al Señor a través de la fe en Su poder salvador.


.::3er Trimestre - .::SECCIÓN E