Capítulo 1
El Poder De Un Deseo Intenso

Introducción

Estamos próximos a considerar una verdad que es posible que revolucione su vida. Descubriremos la fuente de agua viva, de la cual, fluye la verdadera fe, la oración efectiva y todas las bendiciones de la victoria espiritual. Estas bendiciones son para usted individualmente y para la Iglesia colectivamente.

No creo que jamás hayamos concebido el tremendo poder que existe en el DESEO.

Escuchamos mucho acerca de nuestras oraciones. Hemos escuchado muchos sermones sobre la fe. Sin embargo, cuando tratamos con nuestros deseos estamos poniendo las primeras cosas en primer lugar. El Deseo es el fundamento sobre el cual podemos edificar la fe que mueve montañas y una vida poderosa en la oración. A continuación exponemos el secreto de todo verdadero avivamiento espiritual.

A. ¿QUÉ ES DESEO?
Muchas veces usamos este término incorrectamente. Lo utilizamos para significar un deseo pasajero, nuestras esperanzas o nuestras "privaciones" (necesidades).

Sin embargo, existe la capacidad de desear intensamente algo que muy pocos jamás han soñado. El deseo intenso y fuerte, es usar la palabra en su sentido más verídico e intenso.

1. Una Pasión Fuerte
Este deseo es una pasión fuerte hacia algo, un apetito santo que no se ha satisfecho y que emerge de una "visión", de un "concepto" que motiva nuestras vidas y moldean nuestro destino.

Son muy pocos los que jamás han conocido el éxito genuino y son los que han tenido los fuegos de ese deseo apasionado ardiendo dentro de sus almas.

2. Combinación Del Conocimiento Y La Visión
Hay dos escrituras interesantes que desearía comparar. La primera se encuentra en Oseas 4:6: "Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento". El conocimiento de por sí no trae poder, pero cuando lo aplicamos, entonces puede.

La segunda escritura es Proverbios 29:18: "Sin profecía el pueblo se desenfrena". (Aunque la versión que usamos emplea el término "profecía", en otras versiones se usa la palabra "visión".) Visión significa la luz (revelación) que hemos recibido acerca del propósito de Dios para nuestra vida y ministerio.

Estos dos versículos nos enseñan dos cosas:

• Que las personas sin conocimiento están en peligro de perderse.
• Y las personas sin visión están pereciendo. Están perdiendo su utilidad lentamente y con certeza.

El deseo intenso es el resultado de la combinación del conocimiento y la visión. Es conocimiento encendido en llamas dentro de nosotros.

El conocimiento es como una maquinaria, pero la visión produce el deseo fuerte, el cual, mueve la maquinaria.

3. Produce Fe Real
Es cierto que la fe viene a través de nuestro conocimiento de la Palabra, pero el conocimiento de por sí no es suficiente. Nuestro conocimiento de la Palabra de Dios, debe crear dentro de nosotros un deseo intenso hacia el cumplimiento de Su Palabra.

Muchas personas conocen las promesas de Dios, pero nunca actúan sobre las mismas porque carecen de ese deseo profundo e intenso.
Un deseo tal, hará que no sólo conozcamos las promesas de Dios, sino que también MEDITEMOS constantemente en ellas, HABLEMOS de ellas, NOS REGOCIJEMOS en ellas y ACTUEMOS en ellas. Eso es fe real. Esa es la clase de fe que produce VISIÓN. Es fe nacida de un deseo fuerte.

Muchos de nosotros amamos las palabras de Jesús que aparecen registradas en Marcos 11:24:
"Por tanto, os digo que todo lo que DESEAREIS (pidiereis) ORANDO, CREED que lo RECIBIRÉIS, y os vendrá". Aquí vemos que nuestra oración, nuestro creer y nuestro recibir, todos emergen de nuestros deseos.

Es maravilloso conocer el evangelio, las buenas nuevas de salvación, la verdad de la sanidad divina, el Bautismo del Espíritu Santo y todas las gloriosas provisiones de este mensaje del evangelio.

No obstante, el conocimiento de estas cosas, no es suficiente para traernos la victoria y el avivamiento que necesitamos. El ver las almas salvándose, recibiendo sanidad y siendo bautizadas con el Espíritu, deberá formar parte de nuestro deseo intenso, nuestra constante visión; solamente entonces podemos ver y comprobar el poder del evangelio.

B. ¿CUÁL ES MI DESEO MÁS INTENSO?
Está bien que cada uno de nosotros se formule esta pregunta de tiempo en tiempo. Es bueno que tengamos un deseo de suma prioridad en nuestras vidas.

Esto será determinado según:

• Nuestras necesidades
• El llamado de Dios en nuestras vidas
• Nuestras circunstancias
• Nuestra experiencia espiritual.

Deténgase ahora mismo y pregúntese a sí mismo:

"¿Cuál es mi deseo más intenso y fuerte?"

Luego, formule la misma pregunta colectivamente, como una asamblea, como una iglesia, como una compañía de creyentes en el Señor.

C. HAY PODER EN LA UNIDAD DE DESEO
Uno de los secretos mayores del éxito sobrenatural de la iglesia primitiva, fue su unidad. Se dijo de ellos: "...perseverando unánimes". Tenían unidad en su propósito, en su oración y en su ministerio.

El Nuevo Testamento nos enseña que existe un poder ilimitado y vasto en una visión unida: perseverando unánimes en nuestros deseos y creencias.

D. ÁREAS DONDE LA UNIDAD DE DESEO ES NECESARIA
He aquí algunas cosas en las cuales debemos encontrar una unidad de deseo:

1. En La Salvación De Hombres Y Mujeres
Esto debe estar al tope de nuestras prioridades.

El Libro de los Hechos registra la constante conversión de las almas. Esto incluye tanto las conversiones en masa como las conversiones día por día de hombres y mujeres al Señor.

Existe un gran peligro de que las personas se dejen llevar por la idea de los resultados en masa, de los grandes números de almas convirtiéndose al Señor de una vez.

Esto es maravilloso y de seguro que tiene su lugar en el programa de la Iglesia de hoy, como también lo tuvo en los tiempos bíblicos. Sin embargo, nada puede reemplazar la importancia y valor de ganar las almas de manera sistemática, día por día, semana por semana.

En Hechos 2:41 se nos dice que 3 mil almas fueron salvas el Día de Pentecostés. En Hechos 4:4 leemos respecto a que 5 mil hombres fueron ganados para Cristo de una sola vez. Estos son datos maravillosos sobre el evangelismo de las masas.

Sin embargo, en Hechos 2:47, encontramos el patrón normal del evangelismo de la iglesia de la ciudad: "Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos".

Muy a menudo las iglesias dependen del ministerio de un evangelista especial, de una gran campaña con mucha publicidad a fin de traer almas a nuestros medios. Esto es magnífico, y ciertamente debería haber tiempos para tales eventos (si las circunstancias lo permiten).

Sin embargo, nada puede reemplazar la maravillosa efectividad del salvar almas constante y sistemáticamente. Esto puede ser producido únicamente a medida que cada iglesia hogar es penetrada de una visión vital nacida de un deseo intenso de ganar a los perdidos.

Si Dios no hubiera incluido el ganar las almas en Su plan para la Iglesia, ésta habría perecido en su infancia. Gracias a Dios que no pereció, y de cierto que no perecerá mientras los creyentes y las iglesias en las ciudades deseen, crean, oren y trabajen en la obra de ganar a los perdidos que puedan ser agregados a la Iglesia cada día.

2. Sanidad De Los Enfermos
Existen dos razones por las cuales debemos desear esto con todo nuestro corazón:

• Porque somos movidos con misericordia compasiva por los sufrimientos y
• Porque deseamos que las señales confirmen el evangelio que predicamos.

3. Derramamiento Del Espíritu Santo
Ojalá que nunca tengamos que comprometer el mensaje y experiencia del Espíritu Santo. Esta es todavía la dispensación del Espíritu Santo. Necesitamos el Bautismo en el Espíritu Santo. Necesitamos los Dones del Espíritu Santo. Necesitamos mostrar el Fruto del Espíritu Santo. Necesitamos Su poder en nuestras vidas y en nuestro ministerio.

De seguro que aquí hay algo por lo cual debemos sentir hambre y sed, desear intensamente. Ojalá que un avivamiento genuino del Espíritu Santo pueda ocupar un lugar prominente siempre en nuestra visión.

4. Una Iglesia Del Nuevo Testamento En Acción
Una visión del avivamiento del Nuevo Testamento, incluye cada bendición y provisión que Dios ha preparado para nosotros. Ojalá que no sólo creamos en el Nuevo Testamento, sino también desear con todos nuestros corazones trabajar, adorar y testificar en conformidad con el patrón del Nuevo Testamento.

Amigos, estoy persuadido de esto: si estas cosas saturan nuestra visión, si este concepto para cada creyente y cada iglesia llenara nuestros corazones y mentes, y si nos dedicáramos a estas cosas a las cuales nos aferramos, entonces, veremos un avivamiento de proporciones ilimitadas, antes de que esta Era concluya y Cristo regrese por segunda vez.

Recuerde, el conocimiento no es suficiente. Es vital tener conocimientos, pero sobre todo, debemos tener una visión y un corazón encendido en el fuego del deseo santo.


.::3er Trimestre - .::SECCIÓN E