Capítulo 9
El Significado Profético De La Alabanza

A. PREPARÁNDONOS PARA EL REINO DE CRISTO SOBRE LA TIERRA
La importancia de la alabanza es enfatizada a través de toda la Biblia. Esta es una actividad espiritual de gran importancia. No obstante, en los últimos días del fin de las épocas, la alabanza y la adoración son de importancia especial, desempeñando un papel particular en el cumplimiento de los propósitos de Dios.

Es por tal razón que Él está restaurando la alabanza en Su pueblo hoy en día. Nos estamos moviendo con rapidez hacia el tiempo en el cual el reino de Cristo será establecido sobre la tierra. Una de las características sobresalientes de esa Época, será la alabanza y la adoración. Así que, Dios está preparando a Su pueblo para ese tiempo. Ya estamos entrando al Reino, y parte de nuestra preparación es sobresalir en la alabanza y adoración.

1. Salmo 149:6: Las Alabanzas Sublimes A Dios
La primera porción del Salmo 149 está saturada de exhortaciones y mandatos dirigidos a magnificar a Dios. Hay por lo menos diez mandatos para alabarle en diferentes maneras.

Se nos manda que cantemos loores a Su nombre; a regocijarnos en Él; a alegrarnos en nuestro Rey; a danzar delante de Su presencia; a magnificarle con instrumentos musicales, etc.

En el versículo 6 de dicho Salmo, alcanzamos la expresión más elevada de esa alabanza, el nivel más alto de la alabanza pura. David la denomina: "Las alabanzas sublimes a Jehová". Las armas finales del ejército de Dios para los últimos días serán "Las alabanzas sublimes de Dios en sus gargantas, y la espada de dos filos en sus manos".

Con tales armaduras, de seguro que conquistaremos al enemigo, y obtendremos la gran victoria final en el Nombre de nuestro Dios.

a. Dios Procurando... enseñarnos muchas cosas acerca de la alabanza. Él nos está dirigiendo de una verdad a la otra, siempre procurando purificarlas cada vez más, hasta que al final podamos entrar a las alabanzas sublimes del Todopoderoso. Él procura:

1) Extender nuestro entendimiento en la alabanza

2) Purificar nuestros motivos en la alabanza

3) Refinar nuestras expresiones en la alabanza

4) Establecer Su trono sobre ellas (Sal 22:3)

5) Manifestar Su autoridad a través de ellas.

En el Salmo 149:8, Dios nos dice lo que Él logrará cuando comencemos a ejercitar Sus alabanzas sublimes. Leamos lo que nos dice este versículo: "Para aprisionar a sus reyes con grillos, y a sus nobles con cadenas de hierro".

Estos no son reyes ni nobles terrenales. Son las potestades y poderes que ejercen su gobierno espiritual sobre las naciones paganas del mundo.

En respuesta a las alabanzas sublimes de Su pueblo, Dios aprisionará y atará con cadenas todas estas potestades satánicas. Además, libertará a los pueblos que han estado oprimidos a fin de que reciban la bendición del Evangelio del Reino.

Esto pavimentará el camino hacia el despertamiento espiritual más grande jamás presenciado por el mundo anteriormente. Las grandes naciones paganas de la tierra, abrirán sus puertas para recibir el Reino de Dios.

Aquellas multitudes que Joel vio proféticamente en el "valle de la decisión", serán libertadas de la opresión espiritual a la cual estuvieron sometidas. Estarán libres para recibir las bendiciones del glorioso reino de Dios.

2. Salmo 67: La Salud (Salvación) Para Todas Las Naciones
Este Salmo profético da apertura, con un clamor, por la misericordia de Dios y para que Sus bendiciones sean reveladas a todas las naciones. Concluye con la predicción HABRÁ de bendecirnos, y la tierra dará abundantes frutos. "Y Témanlo todos los términos de la tierra".

La llave que libera tal bendición universal, no es otra que las alabanzas del pueblo de Dios (v 3, 5).

a. Note La Marcha Progresiva De La Alabanza:
1) Que Todo El Pueblo De Dios Te Alabe, Oh Jehová
. Esto se refiere al pueblo escogido de Dios: Su pueblo redimido. Ellos deben fungir como líderes de un ejército de adoradores. Hasta que el pueblo de Dios no se mueva hacia esas áreas de la adoración, este plan de redención mundial permanecerá inactivo. El gatillo que precipita la gran bendición de Jehová Dios sobre toda la tierra, son las alabanzas de Su comunidad redimida.

2) Que Todas Las Naciones Te Alaben. Esto significa que llegará el tiempo en el cual la alabanza (loor, adoración, magnificación) a Dios, no estará limitada exclusivamente a Su pueblo redimido. Ésta se extenderá a todas las naciones y razas del mundo. Aun los no-regenerados irrumpirán en loores al Dios de los cielos; comenzarán a reconocerle como el único Dios verdadero, como el único digno de ser loado y magnificado en adoración.

3) Que Las Naciones Se Alegren Y Canten Con Gran Regocijo. En este punto, naciones completas comenzarán a proclamar favorablemente el nombre de Dios en palabras y melodías de alabanzas. Comenzarán a comprender que la única solución a sus problemas y dilemas humanos, es por medio de la intervención del gobierno de Dios.

Cuando esta reacción de alabanzas en cadena sea lanzada por el pueblo de Dios, de cierto que Su gobierno y justicia descenderán a la tierra (v 4).

Solamente esto podrá hacer que: "...sea conocido en la tierra tu camino, en todas las naciones tu salvación" (v 2).

El término usado aquí para "salvación" es YESHUAH, que significa salud, liberación, victoria, prosperidad, bienestar, etc.

Todas estas bendiciones pueden ser heredadas a través de una Persona, Su nombre es JESÚS. Él es la única respuesta a los múltiples conflictos del mundo actual. Nuestros ojos deberán estar puestos únicamente en Él, quien es el Autor y Consumador de nuestra fe. Su venida será acelerada a medida que entremos a esa fase de la adoración en alabanzas sublimes a Su Nombre.

3. Salmo 72: El Dominio Del Reino
El Salmo 72 es un canto mesiánico glorioso y profético, el cual, bosqueja muchos aspectos gloriosos de la venida del Reino de nuestro Mesías, Jesús.

El Salmo completo está saturado de hechos gloriosos relacionados con tal Reino. No obstante, mencionaremos sólo dos de ellos, los cuales, están en armonía con nuestro tema presente:
Salmo 72:15b: "...todo el día se le bendecirá [al Mesías]".

Salmo 72:17: "Será su nombre para siempre, se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; lo llamarán bienaventurado".

Una de las características intrínsecas del reino eterno y universal de Dios sobre la tierra, será la adoración de Dios. Su trono será establecido en Jerusalén. Cristo, Su Hijo, será el Rey, quien ocupará dicho trono. El Rey David será Su príncipe (Jer 30:9; Ez 37:24, 25).

Todas las naciones irán a Jerusalén año tras año para adorar al Rey y para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos (Zac 14:16).

La casa de Dios será erigida sobre la cumbre del monte, y los pueblos de todas las naciones vendrán para ser enseñadas acerca del Todopoderoso (Is 2:2, 3).

Ellas dirán entre unas y otras: "...venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas..." (Mi 4:2).

Cualquier nación que rehúse o pase por alto viajar a Jerusalén para adorar al Rey de toda la tierra, Dios detendrá la lluvia para que no descienda sobre su territorio (Zac 14:17).

La palabra que se usará como contraseña para ese tiempo será: "SANTIDAD A JEHOVÁ..." (Zac 14:20).

¡OH, VENID Y ADORÉMOSLE! ¡AMÉN!


.::3er Trimestre - .::SECCIÓN E