En el 18vo año de su reinado (20-19 a.C.), Herodes comenzó la obra de reconstrucción del templo judío en Jerusalén. El edificio principal fue construido en año y medio por sacerdotes.

Pero la obra del complejo completo de los patios o cortes y edificios no se completó hasta que Albino vino a ocupar el puesto como procurador (62-64 d.C.). Esta obra concluyó una década antes de que el Templo fuera totalmente destruido por los ejércitos de Tito en el año 70 d.C., conforme había sido profetizado por Jesucristo (Lc 19:41-44).

b. Murió Poco Después Del Nacimiento De Jesús. La muerte de Herodes subsiguió rápidamente al nacimiento del Mesías (Jesús), quien retaría el derecho de Herodes al título de Rey de los judíos, la cual, nadie lloró; el período entre el Antiguo y Nuevo Testamento llega a su fin y nos movemos hacia el período del Nuevo.

H. DESCRIPCIÓN DE LAS SECTAS JUDÍAS
Los fariseos, saduceos, herodianos y zelotes, los cuales juegan un papel muy importante en los registros del evangelio, tienen su origen durante los dos siglos antes del nacimiento de Cristo.

Ellos representan diferentes reacciones a los continuos choques entre el helenismo y la vida religiosa judía. Aunque la lucha macabea había resuelto el problema político de las relaciones entre los seleucidas sirios y Judea, forzó sobre el judaísmo la necesidad de determinar sus propias relaciones con el mundo exterior.

1. Los Fariseos: Legalistas
El partido que primero llevó el nombre de fariseo es mencionado por primera vez durante el reino de Juan Hircano (134-104 a.C.) y es evidente que aun entonces existía antagonismo entre el fariseo "ortodoxo" y el saduceo de mente más receptiva.

El término fariseo significa "separado". El nombre tal vez significaba, al principio, alguien que se había separado a sí mismo de la influencia corrupta del helenismo en su celo por la Ley bíblica.

El historiador Josefo, dice que los fariseos "aparentan ser más religiosos que los demás, y es evidente que interpretaban las leyes con más corrección".

Los fariseos eran exigentes en la observación de las leyes con relación a la pureza ceremonial. Por esa razón no podían comprar artículos de alimentación o bebidas de un "pecador", por temor a la contaminación ceremonial.

Un fariseo tampoco podía comer en casa de un pecador, aunque podía invitarlo a comer a su propia casa. Bajo tales circunstancias, el fariseo proveería ropas al pecador, ya que sus vestiduras podrían estar contaminadas (o estar ceremonialmente impuras).

Con el sincero deseo de hacer que la Ley fuera obrada dentro de una cultura cambiante del mundo Greco-Romano, los fariseos desarrollaron sistemas de tradición que buscaron la manera de aplicar la Ley a una variedad de circunstancias.

a. Dos Escuelas Legales De Pensamiento. Durante el primer siglo antes de Cristo, dos maestros de influencia farisaica dieron sus nombres a dos escuelas legales del pensamiento (filosofía).

1) Hillel: era el más moderado de los dos, teniendo siempre en mente a los pobres y dispuesto a aceptar el régimen romano como uno compatible con la ortodoxia judía.

2) Shammai: por el contrario, era más estricto en su interpretación y se oponía amargamente a Roma. Su punto de vista encontró finalmente expresión en la secta de los Zelotes, cuya resistencia a los romanos trajo como resultado la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C.

El Talmud preserva el registro de 316 controversias entre las escuelas de Hillel y Shammai.

b. La Tradición Vino A Ser Ley. La tradición, en el pensamiento farisaico, comenzó como un comentario sobre la ley, pero al final ya estaba al nivel de la misma Ley.

Para justificar esa enseñanza, se sostuvo que "la ley oral" fue dada por Dios a Moisés en la Montaña Sinaí en conjunción con la "ley escrita" o Tora.

Lo máximo en este desarrollo es alcanzado cuando el Mishna declara que la ley oral deberá ser observada con mayor severidad que la ley escrita, ya que, la ley reglamentaria (la tradición oral) afecta la vida del hombre común más íntimamente que la ley constitucional más antigua (la escritura del Tora).

En adición a la acusación de que el fariseísmo envolvía un poco más que el interés por las trivialidades de la Ley, el Nuevo Testamento afirma que la tradición había descuidado extensamente el propósito real de la Ley (Mt 15:3).

Así como sucede en muchos movimientos meritorios, la piedad de tiempos primitivos en aquéllos que se habían separado a sí mismos de la impureza a gran precio, fue trocada por una actitud de arrogancia en la observación de preceptos legales.

Hombres tales como Nicodemo, José de Arimatea, Gamaliel y Saulo de Tarso (después de su conversión a Cristo, vino a ser Pablo el apóstol), representan algunas de las almas nobles de la tradición farisaica en el Nuevo Testamento.

Para Saulo, el fariseo representaba el epítome de la ortodoxia: "...la más rigurosa secta de nuestra religión" (Hch 26:5).

El fariseísmo comenzó bien, y su perversión es una constante amonestación de que la autocomplacencia y arrogancia espiritual son tentaciones ante las cuales los piadosos son particularmente susceptibles.

2. Los Saduceos: Materialistas
Aunque los fariseos y saduceos son frecuentemente denunciados juntos en el Nuevo Testamento, tenían muy poco en común, excepto su antagonismo contra Jesús.

Los saduceos eran el partido de la aristocracia de Jerusalén y los que ocupaban el oficio de Sumos Sacerdotes. Ellos se habían ganado a los gobernadores políticos y logrado posiciones de riqueza e influencias. La administración del templo y los ritos eran sus responsabilidades específicas. Los saduceos se mantenían apartados de las masas y eran poco populares con el pueblo.

Los intentos de los fariseos en aplicar la Ley a nuevas situaciones eran rechazadas por los saduceos, quienes restringían su concepto de autoridad al Tora o Ley de Moisés. Los saduceos no creían en la resurrección, espíritus o ángeles (lea Mr 12:18; Lc 20:27; Hch 23:8). Su fe era mayormente una serie de negaciones, con el resultado de que no dejaron un sistema religioso ni político positivo.

Los fariseos daban la bienvenida a los prosélitos (Mt 23:15), pero los saduceos les cerraban sus puertas. Nadie, excepto los miembros de la familia de los sumos Sacerdotes y familias aristocráticas de Jerusalén, podía ser miembro del partido.

Con la destrucción del Templo en el año 70 d.C., el partido de los saduceos llegó a su fin. El judaísmo moderno traza sus raíces hasta los fariseos.

3. Los Esenianos: Ascéticos
Los esenianos y fariseos trazan sus raíces hasta llegar a los líderes ortodoxos de los tiempos de Macabeo, quienes se opusieron al helenismo. Los fariseos mantuvieron una estricta adherencia a la "ley oral" dentro de la estructura del judaísmo histórico. Mantuvieron su separación de la corrupción, pero no de la comunidad judía de por sí.

A pesar de que la adoración en el templo era conducida por los saduceos, los fariseos la consideraban como parte de su herencia religiosa. Aunque el fariseo se mantenía lejos de los "pecadores", vivía entre ellos y codiciaba su estima. Una reacción más extrema, contra las influencias que tenían la tendencia de corromper la vida judía, fue aceptada por una secta que los antiguos escritores Filo, Josefo y Plinio, llamada los Esenianos.

Los esenianos vivían la mayor parte del tiempo en comunidades monásticas tales como la que tenía su cuartel general en Qumram, cerca de la esquina del noroeste del Mar Muerto.

(Nota: Qumram es el lugar donde los famosos "Rollos del Mar Muerto" fueron descubiertos en una caverna a mediados del siglo 20. Se presume que los esenianos los guardaron allí durante la era pre-cristiana.)

Al procurar explicar el judaísmo al mundo de habla griega, Josefo habló acerca de tres "filosofías": la de los fariseos, la de los saduceos y la de los esenianos.

El término "eseniano" parece que ha sido usado de diferentes maneras. Diferentes grupos de judíos con tendencias monásticas se aferraban y practicaban varias ideologías religiosas. Sin embargo, todos eran clasificados bajo el nombre de esenianos.

Plinio dice que los esenianos evitaban a las mujeres y no se casaban, pero Josefo habla del orden que tenían los esenianos para el matrimonio. Las excavaciones en Qumram indican que las mujeres formaban parte de la comunidad de Qumram.

Los escritores antiguos hablan favorablemente de los esenianos, quienes vivieron una vida de rigor y simpleza. Los miembros de la comunidad estudiaban las Escrituras y otros libros religiosos. Cada eseniano era requerido a ejecutar labores manuales a fin de hacer que la comunidad fuera una que se sostuviera a sí misma.

La comunidad de bienes era practicada, y la disciplina era estricta, la cual, era impuesta por un supervisor. Aquellos grupos que renunciaban al matrimonio, adoptaban niños a una edad temprana con el fin de inculcar y perpetuar en ellos los ideales del esenianismo. La esclavitud y la guerra eran repudiadas.

Los esenianos extendían la bienvenida a los prosélitos, pero los novicios eran requeridos a pasar por un período de prueba estricta antes de que pudieran ser miembros en plena comunión.

Numéricamente, los esenianos nunca fueron muchos. Filo dice que había cuatro mil de ellos, y Plinio relata acerca de una comunidad al norte de Engedi, perteneciente al área de Qumram. Está claro que existían otras comunidades, pues se nos dice que todo miembro de la secta era bienvenido a cualquier colonia de los esenianos.

Nada de cierto se sabe respecto a la historia primitiva de la secta, ya que, como todo movimiento de reforma, traza su origen de vuelta hacia tiempos muy remotos. Filo declara que Moisés instituyó el orden, y Josefo dice que ellos existían "desde los tiempos antiguos de los padres". Es cierto que el movimiento eseniano fue, una vez, una protesta extrema contra la corrupción evidente en el judaísmo de la era pre-cristiana y que finalmente muchos miembros se retiraron de la comunidad Palestina y buscaron la purificación espiritual en lugares tales como el Qumram.

Para los que son estudiantes de la historia de la Iglesia, es evidente que la influencia eseniana se ha extendido a sí misma hasta llegar al siglo 20. Muchas de sus prácticas fueron incorporadas dentro de diversas "órdenes" religiosas de las ramas ortodoxas y católicas del cristianismo.

Es posible que Pablo estuviera haciendo referencia a ciertas influencias doctrinales esenianas cuando amonestó a algunos que predicaban "doctrinas de demonios... prohibirán casarse, y mandaban abstenerse de alimentos..." (1 Ti 4:1-3).

Considerándose a sí mismos como el único Israel verdadero o puro, los esenianos rehusaban cooperar con lo que ellos creían ser las observancias corruptas religiosas practicadas en el Templo de Jerusalén. La vida regulada cuidadosamente en el centro de los esenianos parece haber servido como un sustituto para el templo ante los ojos de los ascetas esenianos.

Lo estricto de la disciplina eseniana y la rigidez con la cual la Ley era impuesta, son enfatizados por todos los que escriben acerca de ellos. Josefo dice que ellos eran más estrictos que todos los judíos en abstenerse de trabajar en el día sábado.

Un pasaje en el Documento de Damasco (el cual parece ser eseniano en su origen), dice que es ilegal levantar un animal de un foso o cueva durante el día sábado. Tal punto de vista fue considerado muy extremo aun por los mismos fariseos legalistas (lea Mt 12:11).

El hecho de que los esenianos no son mencionados en el Nuevo Testamento, ni en el Talmud judío, sin duda se debe a la ausencia de estos en la corriente principal de la vida judía. Aunque la elevada moral de los esenianos es ciertamente loable, la enseñanza y práctica de Jesús fue diametralmente opuesta al legalismo y ascetismo de la enseñanza eseniana.

Aunque los esenianos consideraban que el contacto con un miembro de su propio grupo de un orden más bajo era ceremonialmente contaminador, Jesús no vaciló en comer y tomar con los "publicanos y pecadores" (Mt 11:19; Lc 7:34).

A pesar de que Jesús fue obediente a la Ley de Moisés, Él no simpatizaba con los que hacían de la Ley una carga en lugar de una bendición. El sábado, según Jesús, fue hecho para beneficio de la humanidad. Es legal hacer bien en el día sábado (Mt 12:1-12; Mr 2:23-28; Lc 6:6-11; 14:1-6).

Jesús denunció los abusos en el templo y profetizó su destrucción. No obstante, Él no repudió los servicios del Templo. Él vino a Jerusalén para las grandes fiestas judías y, después de Su resurrección, los discípulos todavía continuaban yendo al lugar de adoración durante la hora de la oración (lea Hechos 3).

A medida que el ascetismo y el monastecismo hacían su fundamento en el pensamiento cristiano, en el mismo principio, el cristianismo no fue de ningún modo un movimiento ascético. El ministerio de Jesús fue mayormente para la "gente común", quienes eran rechazados por los fariseos y los esenianos por igual. Debido a que Jesús se asociaba espontáneamente con las personas de Su generación, los que se auto justificaban, le llamaban un tomador de vino, amigo de publicanos y pecadores (Mt 11:19).

Él no cabía dentro del molde de los fariseos, los esenianos, de las prácticas monásticas de los esenianos, ni de la politiquería de los saduceos. De Él se dijo lo siguiente: "...Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana" (Mr 12:37).

4. Otras Sectas
El Nuevo Testamento menciona a los Herodianos (Mr 3:6; Mt 22:16) y los Zelotes (Lc 6:15), un grupo de judíos en el extremo opuesto del espectro político.

Los Herodianos parece que eran judíos de influencia y posición social elevada bien relacionados con el gobierno romano y, como resultado, con los romanos, quienes apoyaban a Herodes.

Los Zelotes por el contrario, eran extremadamente patriotas, determinados a resistir a Roma a cualquier precio. Su fanatismo produjo guerra durante la cual el ejército de Tito destruyó a Jerusalén y su Templo (año 70 d.C.).

Para más información sobre el período entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, vea la sub-sección llamada El Apócrifo en la Sección C1, bajo el título: El Canon. Lea también la Cronología Entre Los Testamentos, a continuación.

Cronología Entre Los Testamentos


Fecha a.C.

612 Nínive es destruida por los Medos y Babilonios
587 Jerusalén es destruida por Nabucodonosor
559 Ciro hereda el reino de Ansán; comienzo del Imperio Persa.
539 Babilonia cae en manos de Ciro; fin del Imperio Neobabilónico.

Fecha a.C.

530-522 Cambyses sucede a Ciro; conquista de Egipto.
522-486 Darío I gobernador del Imperio Persa.
515 Segundo Templo completado por los judíos en Jerusalén.
486-465 Jerjes I intenta la conquista de Grecia; tiempo de Ester.
480 Victoria naval griega en Salamis; Jerjes huye.

Fecha a.C.

Fecha a.C.
464-424 Artajerjes I reina sobre Persia; era de Nehemías.
334-323 Alejandro Magno de Macedonia conquista el Oriente
311 Seleuco conquista a Babilonia; comienzo de la dinastía Seleucida.
223-187 Antíocos III el Grande emperador selucida de Siria.
198 Antíoco III derrota a Egipto, y obtiene el control de Palestina.
175-163 Antíoco IV Epífanes gobierna a Siria; el judaísmo es prohibido.
167 Matatías y sus hijos se rebelan contra antíoco; comienzo de la revuelta macabea.
166-160 Liderato de Judas el Macabeo
160-142 Jonatán es sumo sacerdote.
142-135 Simón es sumo sacerdote; funda la dinastía Asmoneana.
134-104 Juan Hircano extiende las fronteras del estado independiente judío.
103 Reino de Aristóbolo.
102-76 Reino de Alejandro Janeo.
75-67 Reino de Salomé Alejandra; Hircano II es Sumo Sacerdote.
66-63 Batalla de la Dinastía: Aristóbolo II e Hircano II.
63 Pompeyo invade a Palestina; Comienza el imperio romano.
63-40 Hircano II reina sometido a Roma; Antipas ejerce un aumento de poder.
40-37 Partiano conquista a Jerusalén; establece a Aristóbolo II como Sumo Sacerdote y rey.
37-4 Herodes el Grande, hijo de Antipas, reina como rey, sujeto a Roma.


.::2do Trimestre - .::SECCIÓN C